Oceana cuestiona nueva norma para la pesquería de pez espada

El Servicio Nacional de Pesquerías Marinas (NMFS) aprobó este mes un plan que permite que en la pesquería de palangre en aguas poco profundas con base en Hawái se capturen y maten más tortugas marinas en peligro cuando se pesca pez espada en altar mar, en el océano Pacífico norte.

La regulación vigente permite que se capturen cada año en la pesquería 16 tortugas laúd  y 17 tortugas cabezonas (caguama), ambas consideradas especies en peligro. La pesquería se cierra una vez que se alcanzan los límites establecidos.

La nueva normativa final aprueba un aumento del 62% en el total admisible de captura de tortugas laúd, un 25% más que el año pasado, y un aumento del 100% para las tortugas cabezonas, un 34% más.

“Es una decisión atroz”, sostiene Ben Enticknap, gerente de Proyecto del Pacífico para Oceana. “Por un lado, el Gobierno federal reconoce que las tortugas marinas laúd y cabezona del Pacífico están en peligro y que es necesario tomar más medidas para protegerlas. Al mismo tiempo, dice que está bien que los pescadores estadounidenses maten más tortugas.”

Las tortugas laúd capturadas en la pesquería de pez espada de Hawái son de la misma población del Pacífico occidental que migra de las playas en donde anidan en Indonesia hacia los lugares protegidos en donde se alimentan en la costa oeste de Estados Unidos. A principios de este año, el Servicio de Pesca designó cerca de 42.000 millas cuadradas de hábitat crítico para las tortugas laúd en las aguas de la costa de California, Oregón y Washington.

En septiembre de 2011, actualizaron el estado de las tortugas cabezonas de la calificación ´’amenazadas’ a ‘en peligro, lo que significa que corren un riesgo mayor de extinción de lo que se pensaba.

“Nuestro objetivo es proteger esas tortugas en peligro en todas partes, a lo largo de todo el ciclo de vida, desde las playas donde anidan, en las rutas migratorias y en los lugares en los que se alimentan”, explica Geoff Shester, director de Programa de California para Oceana. “La teoría del Gobierno de que matar más tortugas aquí salvará las tortugas en otras partes es simplemente absurda.”

Aumentar la captura permitida de tortugas marinas significará más esfuerzos de pesca que no sólo provocarán más mortandad de tortugas, sino también de ballenas, delfines y aves marinas, además de tiburones, atunes y otros peces que se capturan en forma incidental en esta pesquería. Los análisis de la Agencia pronostican que se descartarán cerca de 1,3 millones de libras de pescado muerto o moribundo como resultado, incluyendo atún, marlín, tiburón azul, tiburón marrajo, tiburón blanco y otros.

Oceana evalúa todas las opciones para frenar estas medidas antes de que entren en vigor el 5 de noviembre de 2012.

Visita la noticia completa aquí.

Fuente : Fis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s