Nuevos sistemas ayudan a optimizar la acuicultura

El proyecto europeo ALFA desarrolló un sistema automático de vanguardia para controlar la mayoría de los parámetros variables más importantes en la producción de alimento vivo para los criaderos de peces. Los sistemas fueron diseñados para su adecuación a las condiciones para la acuicultura en Grecia y Noruega.

Los criaderos de peces suministran ejemplares juveniles de peces, moluscos y crustáceos para la industria acuícola. Son de gran importancia económica porque brindan oportunidades para la mejora genética de los reproductores, son productivos fuera de temporada y evitan la dependencia de juveniles capturados en el medio natural.

La disponibilidad de organismos vivos que sirvan de alimento en el agua es determinante para el éxito de la acuicultura. Los piensos artificiales no pueden satisfacer los requisitos alimentarios de los peces, por lo que es necesario cultivar microalgas en criaderos. Entre los parámetros más importantes que regulan el crecimiento de las algas están los nutrientes, la temperatura y la luz.

Debido a que la mano de obra es cara y susceptible a cometer errores, el proyecto ALFA, financiado por la Unión Europea (UE), se concentró en el desarrollo de sistemas totalmente automatizados: uno para Europa del Norte impulsado por electricidad y otro para los países meridionales alimentado con paneles de energía solar.

Ambos fotobiorreactores se diseñaron para posibilitar el crecimiento estable de las algas mediante la utilización de iluminación y el control de otras variables -contenido de nutrientes, pH y concentración de dióxido de carbono en el agua-. El grupo que participa en el proyecto también desarrolló un novedoso sistema de control óptico de algas para determinar la calidad y la velocidad de crecimiento de las algas.

El sistema tiene un valor agregado asociado con varias de sus características. Por ejemplo, se conectó a un sistema de producción continua de rotíferos (CROPS).

Los rotíferos son zooplancton y, por lo tanto, proporcionan una fuente adicional de alimento para los juveniles. También se incorporó un sistema de cosecha automático para que el alimento de las algas se pueda controlar y mantener de acuerdo con las necesidades de uso, y almacenar el excedente.

Se construyeron dos sistemas completos y se probaron en Grecia y Noruega. Además de evaluarse su desempeño, se hicieron adaptaciones para optimizar la producción según las condiciones locales. Los datos se compararon luego con un modelo escolástico en el que se incorporaron variables aleatorias.

La acuicultura es un sector de gran importancia para la economía europea, dado que proporciona trabajo e ingresos y ayuda a la conservación de las especies de peces. Los resultados del proyecto ALFA permiten optimizar las condiciones para la producción de alimento vivo para los criaderos de peces y reducir los requisitos de mano de obra.

Visita la noticia complet aquí.

Fuente : Fis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s