Los dispersantes usados en el golfo aún perturbarían la cadena alimentaria

Un grupo de investigadores que realizó un estudio de simulación de los efectos del petróleo y los dispersantes en la vida microbiana de las áreas costeras del golfo de México opina que esos productos pueden haber matado el plancton y perturbado la cadena alimentaria. 

En el estudio participaron científicos de la Universidad de Auburn, de la Universidad de Albama del Sur y del laboratorio marino de Dauphin Island, y sus resultados se publicaron en la revista Public Library of Science.

El grupo de estudiosos simuló los efectos del petróleo, del petróleo y los compuestos Corexit 9500A y de Corexit 9500A en el desarrollo de la vida microbiana en las comunidades de la superficie. Estas comunidades producen alimento para la vida marina costera y los peces, lo que, a su vez, incluye el alimento para los peces que consumen los humanos.

Investigadores de Alabama bombearon agua desde la bahía Mobile a tambores de 53 galones (200,62 litros), y después agregaron petróleo, dispersantes o ambos en las mismas proporciones detectadas durante el derrame de petróleo.

En cuestión de días, la cantidad de un fitoplancton similar a las plantas y de un grupo de microbios llamados cilióforos aumentó bajo una mancha de petróleo. En cambio, disminuyó de manera significativa en los tambores donde se había agregado petróleo con Corexit 9500A, mientras que la cantidad de bacterias se disparó.

“En esos tanques, toda la energía parece haber quedado atrapada en el lado de las bacterias. Había grandes cantidades de bacterias, pero nada más grande. Es como si la parte media de la cadena alimentaria hubiese desaparecido”, explica la investigadora líder Alice Ortmann, de la Universidad de Alabama y el laboratorio marino Dauphin Island.

Esos eventos no se documentaron durante el derrame de petróleo de Deepwater Horizon porque la mayor parte de la investigación se centraba en los efectos del derrame de petróleo en las profundidades.

Brian Crother, profesor de biología de la Universidad del Sudoeste de Louisiana, opina que los resultados de este estudio pueden generar temor, pero destaca que son limitados porque los experimentos abarcaron apenas cinco días.

“Si esta gente está en lo cierto, señalan que podría estar ocurriendo algo realmente desastroso en el golfo”, dijo.

La degradación de estas formas de vida podría generar una pesca excepcionalmente mala en los próximos años, a pesar de la publicidad de capturas récord desde el derrame de petróleo.

Se vieron efectos similares en el derrame de petróleo del Exxon Valdez, cuando la captura de arenque en las costas de Alaska cayó a niveles bajos récord tres años después del derrame. Hay evidencia de que una degradación en las poblaciones de cilióforos fue la causa de que disminuyeran las poblaciones de peces.

“La población de arenque de Prince William Sound no colapsó hasta cuatro años después del siniestro del Exxon Valdez”, recuerda Michael Crosby, vicepresidente de investigación del Laboratorio Marino Mote, en Sarasota, Florida. “Nunca se recuperó. Nunca.”

Los científicos del laboratorio marino trabajan en otro estudio sobre el impacto del derrame de petróleo en los niveles de oxígeno en el golfo, cuyos  resultados se conocerían a finales de este año.

Visita la noticia completa aquí.

Fuente : FIS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s