Gusanos capaces de horadar huesos en el lecho marino

Unos diminutos “gusanos devoradores de huesos”, que se sabe viven en los esqueletos de las ballenas muertas y otros huesos en el lecho marino y se alimentan de ellos, tienen una capacidad única para liberar ácidos que disuelven los huesos, según científicos del Instituto de Oceanografía Scripps, de la Universidad de California, San Diego.

Los resultados de su estudio fueron presentados en el encuentro de 2012 de la Sociedad de Biología Experimental, en Salzburgo, Austria.

“Estos gusanos son únicos en utilizar los huesos como hábitat y fuente de nutrientes. Aprendimos mucho de ellos en los últimos 10 años, pero una de las cuestiones más intrigantes es cómo penetran en los huesos y extraen los nutrientes”, dice el doctor Sigrid Katz, investigador de posdoctorado que trabaja con Greg Rouse y Martin Tresguerres.

Los gusanos, cuyo nombre genérico oficial es Osedax, miden hasta 3 a 4 centímetros de largo y fueron descubiertos en un esqueleto de ballena en 2002. Provienen de una familia de gusanos que viven en lugares inesperados, con sus parientes que viven en las fumarolas hidrotermales extremadamente cálidas y ácidas, en el mar.

Al igual que todos los gusanos de su familia, el Osedax no tiene boca, ano ni vísceras. La digestión del hueso nutritivo es posible a través de su asociación con bacterias.

Si bien está claro que los gusanos y sus bacterias dependen de los nutrientes como el colágeno o la grasa de los huesos en los que habitan, hasta ahora era un misterio cómo penetraban en los huesos y accedían los nutrientes. Los cuerpos tienen una parte con forma de gusano y ‘raíces’ que albergan las bacterias y penetran en los huesos, pero no tienen partes corporales mecánicamente capaces de atravesar el hueso.

En cambio, los investigadores buscaron señales de una estrategia de perforado químico, realizaron análisis para detectar la presencia de enzimas secretoras de ácidos en distintos tejidos del gusano. Una de las enzimas, una bomba de protón, abundaba en las raíces, la parte del gusano que penetra en el hueso. Los resultados indican que el gusano secreta ácidos para desmineralizar los huesos.

“El descubrimiento del Osedax demuestra que la nutrición es más diversa de lo que imaginábamos y nuestros resultados son un paso más para comprender la relación especial entre el gusano y sus bacterias”, explica Katz.

Los hallazgos de este estudio involucran sólo a las hembras. Los machos nunca llegan a desarrollarse más de su tamaño larval (aproximadamente 1 milímetro) y viven dentro de un tubo gelatinoso que rodea cada hembra. Puede llegar a haber cientos de machos viviendo dentro del tubo que poseen las hembras.

Visita la noticia completa aquí.

Fuente : FIS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s